Seleccionar página

Un post como este, si eres seguidor de nuestro blog, ya publicamos hace un año. Si querido lector, te estás preguntando si nos hemos quedado sin ideas, la respuesta es no. En aquella ocasión dábamos ocho claves que rodeaban a estos personajes que apenas aparecen en La Biblia.
En esta ocasión queremos hablar de cosas como por ejemplo, quiénes eran, cuál es su origen o porque aparecen.

Para ello nos hemos estado informando y tras escuchar y leer a varios escritores, historiadores y teólogos, hemos sacado todos estos datos. Esperamos que os guste.

La primera mención a los Reyes Magos aparece en el evangelio canónico de San Mateo. Aunque si entramos en detalles, podemos ver que unos Magos visitaron la casa de José y María. Se postraron delante del niño y le ofrecieron Oro, Incienso y Mirra. ( Lector, has leído bien,Magos, nada de Reyes.) En la Biblia apenas se dan más detalles de ellos. Es como si fuera un hecho aislado.
Nos tendríamos que ir a un evangelio apócrifo, de esos que no da validez la iglesia católica, al evangelio armenio de la infancia de Jesús, escrito 600 años después de su nacimiento donde se nos da el nombre de los tres Reyes Magos. Se nos dice que eran hermanos. Que uno era rey de los persas, otro era rey de los hindúes y el otro era rey de los árabes.
Como bien hemos dicho al principio, se les llama magos, sin ser reyes. Esto viene a posteriori ya que el autor de los evangelios era de cultura judía o judío y el ser Magos está mal visto dentro de la cultura judía. Una forma de dignificar la imagen de los magos fue convirtiéndolos en reyes. Aunque no es menos cierto que en algunas traducciones no se les menciona como Magos, sino como Sabios. Al denominarlos como Sabios, los historiadores dicen que podrían pertenecer a una casta de persas que se dedicaban a la astronomía. A su vez estos astrónomos habían recogido de Babilonia ciertas tradiciones de los judíos del siglo VI AC que estuvieron exiliados en Babilonia. De esas tradiciones vendría la profecía de la llegada de un mesías anunciado por una estrella luminosa o algun fenomeno celeste.

Haciendo un pequeño paréntesis, ya que hemos mencionado de la posible tradición venida de otra cultura que no era la judía, hay que mencionar que los primeros cristianos adoptaron tradiciones de otras culturas y pueblos en los principios de la celebración de la navidad. A pesar de que el hecho de los Sabios o Magos que adoran a Jesús solo aparece en los textos apócrifos o en el evangelio de Mateo, la cultura egipcia cuenta con un hecho muy parecido. En el mito de Isis y Osiris, del cual nace Horus, el Dios con cabeza de halcón, cuenta que cuando nace el niño es agasajado por gentes muy importantes que vienen de los cuatro puntos cardinales. Si es cierto que en los escritos de algunos templos donde esta historia aparece no dice nada de que fueran Reyes, Sabios o Magos pero si hay algo muy curioso. Los regalos que traen son los mismos, Oro, Incienso y Mirra y un cuarto regalo que es un libro.
Volviendo a lo que nos lleva, esto nos llevaría a ciertas leyendas occidentales que hablan de un cuarto Rey, Artabán. Un rey que procedía de Rusia. Pero esta idea queda totalmente descartada por Orígenes que planteó la idea de que al ser tres regalos eran tres Magos. Hasta este planteamiento junto con el del evangelio armenio de la infancia de Jesús, en los primeros tiempos llegan a representarse docenas de magos.
Las representaciones más antiguas las encontramos en las catacumbas cristianas de Roma, del siglo II en adelante, aunque aquí se suelen representar con dos Magos. Más tarde aparecen en la iglesias sirias y en este caso aparecen una docena de Magos. En este caso entramos en un numero que mas adelante nos será mencionado en la vida de Jesús. Los doce apóstoles que a su vez vienen dados de las doce tribus de Israel.
Aunque la más famosa representación es la del siglo VI en la iglesia de San Apolinar Nuovo, donde aparecen los tres reyes magos de raza blanca y con sus nombres encima de sus cabezas.
image

La figura del rey negro aparece en el siglo XV. En aquel momento los reyes magos representaban las razas del mundo y como no había un rey de raza negra y justo se empezaba en Europa a adentrarse en África, se transforma a Baltasar en el rey de raza negra. Así es como aparece por ejemplo en el tríptico de Covarrubias de la época.
image

Los tres reyes forman las tres edades del hombre. Melchor el anciano, Gaspar el hombre adulto y Baltasar el joven. Esto simboliza que no todas las razas se inclinan ante el mesías sino que cualquier edad es buena para hacerlo.

Según el evangelio de Mateo, tras adorar al niño fueron advertidos en un sueño de que no fuesen a ver a Herodes para indicarle donde se encontraba Jesús, y decidieron marcharse por un camino diferente al que habían usado para llegar.
Existe una leyenda en la cual el apóstol Tomás se encontró en la Península Arábiga años más tarde a los tres magos ya convertidos en sacerdotes, que fueron martirizados y sus restos llevados a Constantinopla por Elena, madre del Emperador Constantino. Más tarde son trasladados a Milán y allí se depositan en la iglesia que mas tarde seria de San Eustorgio. En el año 1164 Milán es saqueada por el Emperador Federico Barba Roja y el obispo que va con él lo primero que hace es dirigirse a la iglesia y coger las reliquias de los tres Reyes Magos y llevarselas. Para depositarlas en algún lado, levanta una catedral en Colonia. La catedral de los tres Reyes Magos, que es como se llama, tiene en el centro un sarcofago en el que se encuentran los restos y las reliquias de los Magos.
image