Seleccionar página

Han existido a lo largo de la historia gran cantidad de inventores y mentes  pensantes que han hecho evolucionar a la humanidad con sus grandes creaciones, como puede ser el caso de la imprenta, la máquina de vapor, la bombilla o incluso el teléfono.

Para que estos inventos existan, y sean tan importantes e ingeniosos, tiene que existir su lado oscuro. Inventos que, pese a tener una gran imaginación en su desarrollo, una vez hechos te preguntas… ¿Pero realmente son útiles o viables? ¿En qué demonios estaban pensando? Os vamos a contar aquí algunos ejemplos de los más curiosos.

El primero de ellos, es en el ámbito armamentístico. Como es obvio, en un mundo continuamente asolado por guerras sin sentido (bueno, al menos tienen sentido para muy pocos…), una evolución en las armas a veces ganan las mismas. Eso se debió pensar en 1953, cuando a alguien se le ocurrió inventar esto:

Si… Que útil, ¿Verdad? Se trata de una metralleta con el cañón doblado. Supongo que para disparar a ciegas antes de doblar una esquina… El problema es si te vienen de frente… A lo mejor tendría más utilidad si se le hubiese puesto un espejo retrovisor… Aun así, la idea fue desechada… No sé por qué…

Otro ejemplo de inventos “poco afortunados” es el siguiente. Pongámonos en situación. A ninguno nos gusta que haya ratones pululando por nuestro hogar o por nuestro negocio. Habría que buscar un remedio para ahuyentarles. Y todos diréis: “¡¡Pues con un gato!!”. Bien, pero hay gente que tiene alergia o sencillamente no quiere tener la responsabilidad de tener uno. Aquí es donde entra nuestro invento:

Se trata de una máquina, súper sofisticada, que produce un maullido de gato, a una frecuencia de 10 veces por minuto, y además enciende los ojos cada vez que eso sucede… Este invento apareció en Japón en 1963… y no creo que tenga que explicar demasiado por que fracaso…

Más casos. Vais por la calle tranquilos con vuestro maletín, y se os acerca un personaje con intenciones poco amigables. ¿Cómo conseguimos convencer al supuesto ladrón de que no merece la pena atracarnos? ¡Ningún problema! Eso lo soluciona este invento:

Como podéis ver en la imagen, la solución es simple. Para disuadir al ladrón, tiraremos de la cadena y el fondo del maletín se abre, dispersando todo su contenido por el suelo… Bueno, bien… Si el ladrón es muy vago, puede que le convenzamos… pero si no, ¿Qué evita que se nos lleve las cosas igual? Otra cosa seria que lanzara las cosas disparadas a la cara del ladrón… Con eso a lo mejor conseguíamos algo, pero así… me da que no.

El siguiente invento va destinado a nuestros hijos. A todos nos gusta que nuestros pequeños disfruten del aire libre, pero no siempre hay tiempo para darles un paseo, ¿verdad? ¡Para eso están nuestros inventos! En concreto, el siguiente:

Si… Que mejor manera de disfrutar del aire… ¿fresco?… No sé a quién se le ocurrió la idea de meter a su hijo dentro de una jaula, como si fuese una paloma, y colgarle en el exterior del edificio a unos cuantos pisos de altura. Creo que cuando los babilónicos crearon los “Jardines Colgantes”, no se referían precisamente a esto…

Otra de las cosas molestas, para las personas fumadoras, es el hecho de que se moje el cigarrillo cuando llueve, ¿verdad? ¡Aquí tenéis la solución!:

Así no se os mojara el cigarro… vosotros acabareis empapados, pero el cigarro estará seco… Si queréis no mojaros, ¡usad un paraguas! Aunque entonces este invento pierde su utilidad… ¡Que dilema!

Hay cientos de estos inventos originales, pero con poca salida comercial. Iremos poniéndolos poco a poco, para disfrutéis de la originalidad de la mente humana. Además, alguno os puede resultar de utilidad… ¿o no?